Hablemos claro: ¿Un conflicto de intereses en el ICAB?

El ICAB que queremos es un Colegio abierto, integrador, capaz de dar servicios de calidad a todos los abogados de Barcelona y de hacer sentir nuestra voz a la sociedad que nos corresponde.

Para ello, necesitamos los recursos, las energías y la ilusión de todos: jóvenes y seniors, mujeres y hombres, civilistas y penalistas, grandes y pequeños despachos.

En cuanto a recursos, necesitamos una administración más ágil, que trabaje con herramientas actuales para optimizar los costes de funcionamiento y el esfuerzo de nuestro personal. De ahí nuestro programa específico de digitalización.

Estos recursos, como sabéis, provienen básicamente de las cuotas (que deben ser justas y asequibles) y de la Formación, de la Escuela de Práctica Jurídica (EPJ). También tenemos el «Món Jurídic», nuestro órgano de difusión, que aunque no está pensado como fuente de ingresos, juega y debe jugar un papel mediático muy importante en nuestro colectivo.

Hablemos claro: tanto la EPJ como Món Jurídic tienen competencia en nuestro mercado. Y el hecho de que haya competencia es bueno para todos, porque estimula la competitividad y, en definitiva, beneficia el usuario final, que somos todos nosotros.

Sin embargo, si yo fuera candidato a decano del ICAB y propietario del ISDE, que compite directamente con la EPJ, o de la revista “Economist & Jurist” o de la publicación digital «Informativo Jurídico», que compiten directamente con “Món Jurídic”, explicaría públicamente y de manera muy clara cómo lo haría para evitar conflictos de intereses, y más cuando se habla de transparencia como uno de los ejes de la campaña. 

Creo sinceramente, señor Pintó, que tenemos derecho a saberlo.

 

JOAQUIM DE MIQUEL SAGNIER
Candidato a diputado de la Candidatura de Mª Eugènia Gay

 

Leed aquí los anteriores artículos de #HablemosClaro:

Leer aquí Hablemos claro (2): Informativo Jurídico y Jorge Pintó

– Leer aquí Hablemos claro (3): Experiencia y continuismo

– Leer aquí Hablemos claro (4): Transparencia, creedibilidad y reputación digital vs. malas prácticas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *